Perspectivas para el turismo en Aysén en el contexto de la crisis sanitaria

por carlos

Columna de Dr. Fabien Bourlon, Geógrafo e investigador de Turismo sustentable del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP) La crisis sanitaria mundial ha llevado a los países a implementar medidas de confinamiento para evitar la propagación del coronavirus que afecta a toda la cadena turística. Trabajos en el CIEP buscan saber cuáles son las perspectivas para la reactivación, evaluando tendencias internacionales actualizadas y realizado un análisis de discursos de actores locales. Si bien Aysén podría verse beneficiada a largo plazo por ser un destino de naturaleza, la reactivación se enfrenta a un escenario complejo.

Columna de Dr. Fabien Bourlon, Geógrafo e investigador de Turismo sustentable del Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP)

La crisis sanitaria mundial ha llevado a los países a implementar medidas de confinamiento para evitar la propagación del coronavirus que afecta a toda la cadena turística. Trabajos en el CIEP buscan saber cuáles son las perspectivas para la reactivación, evaluando tendencias internacionales actualizadas y realizado un análisis de discursos de actores locales. Si bien Aysén podría verse beneficiada a largo plazo por ser un destino de naturaleza, la reactivación se enfrenta a un escenario complejo.

Una evaluación de la situación internacional del sector turismo, mediante revisión de opiniones de expertos, muestra que este se enfrenta a un crisis sanitaria y ambiental global que obliga a reevaluar las políticas públicas y la forma de hacer turismo. Se observa que la apertura de destinos turísticos confinados permite el repunte de la actividad, como fue el caso en Francia, con una actividad cercana al 50% de la situación anterior, gracias al turismo interior, sin embargo, se evidencia posteriormente un rebrote de la pandemia y la necesidad de volver a confinar estos destinos. Esto deja entrever que un proceso similar podría ocurrir en la Región de Aysén de autorizarse el turismo nacional. Sería relevante profundizar en el análisis de costos y beneficios económicos y sociales ante una estrategia de apertura del destino o la de mantener una circulación restrictiva, pero con subsidios e inversiones públicas para el mejoramiento de la oferta para la siguiente temporada.

En Aysén las posturas son variadas para enfrentar la crisis de COVID-19. Los servicios públicos están preocupados de manejar la seguridad sanitaria, amortiguar el impacto económico y definir estrategias de reactivación, principalmente en las ciudades y los nodos de movilidades. Los empresarios buscan salvar sus negocios, los cuales son y serán duraderamente impactados especialmente en las localidades y sitios más turísticos. Los actores tradicionales y las comunidades locales tienden a preferir un repliegue en espera del fin de la pandemia pero  apuntan, a futuro, a un turismo difuso en las zonas rurales y costeras.

Emprendedores de las zonas de mayor interés turístico, como las ZOIT Palena Aysén, Lago General Carrera o Los Glaciares, esperan fortalecer sus iniciativas en  las localidades pequeñas, donde llevan sus proyectos de vida, para cuando se reinicie el turismo. Actores de los parques privados esperan a su vez que se continúen las acciones de conservación, por ser clave en un contexto de crisis socio-ambiental y una futura oportunidad de desarrollo económico. Está oferta respondería a una demanda nacional e internacional para un turismo de nicho y de experiencias en lugares más silvestres, para limitar los contactos con otros. Si bien las autoridades parecen apoyan la idea  de incentivar el turismo de naturaleza con ofertas de turismo social, voluntariado y experiencias de mayor contenido cultural y científico, aún no se asignan recursos específicos para esto.

Para muchos, Aysén aparece como un laboratorio natural ideal para un turismo de conservación y puesta en valor de la cultura regional.Entrevistas a visitantes internacionales, consideran que las estadías de mayor duración aparecen como una solución, en un escenario con riesgos sanitarios elevados y movilidades restringidas. Estiman que realizarán viajes con mayor sentido, para aprender y aportar a las comunidades locales. Para los habitantes y amantes de las actividades recreativas se cree factible viajar a sitios de naturaleza fuera de los polos turísticos más importantes, en pequeños grupos y ocupar la infraestructura regional

Independientemente de la fechas y estrategias de re-apertura, parcial o completa, el desafío es que la crisis nos obliga a organizarnos mejor para avanzar más hacia la valoración y cuidado del patrimonio natural y las comunidades.

El éxito rádica en un proceso de coordinación que permita pasar de un modelo de desarrollo cuantitativo a favor de otro más cualitativo o experiencial, aumentando la atractividad del territorio como lugar para vivir, más que un destino con productos icónicos a vender. El modelo turístico post pandemia deberá ser compatible con los objetivos de desarrollo sostenible propuestos en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, con una mejora de las prácticas turísticas y un cambio en la relación entre los actores interesados y la naturaleza, compatibilizando la protección del hábitat de la fauna y la flora silvestres perofortaleciendo a las comunidades locales. El turismo post COVID-19 también deberá ser más resiliente debido al escenario de cambio climático y apuntar a fortalecer la capacidad de cada microrregión de hacerse autónoma en cuanto a su producción y distribución de servicios y alimentos. Tenemos que reaprender a improvisar como los primeros colonos y ser más teniendo menos visitantes.

El CIEP ha iniciado una labor de evaluación de estrategias internacionales para enfrentar la actual crisis con tal de aportar antecedentes para aprender de casos exitosos y buscar las mejores alternativas para Aysén. Este trabajo denominado “white paper” podrá aportar a las instancias de coordinación regional que se deben buscar soluciones aceptables para todos.

También te puede interesar

Deja un comentario