Noticias

Mantengase informado sobre CIEP

Profesionales de CONAF visitan proyecto CIEP sobre bosques nativos degradados

Profesionales de CONAF visitan proyecto CIEP sobre bosques nativos degradados

La región de Aysén se caracteriza por sus variadas condiciones topográficas y su clima––bajas temperaturas, precipitaciones, fuertes vientos y humedad––, entorno que unido a un proceso de colonización durante el cual se quemaron alrededor de tres millones  de hectáreas para “abrir” el bosque e iniciar la actividad ganadera, ha condicionado la capacidad química, física y biológica del suelo para sustentar el crecimiento y diversidad de la vegetación.  En este contexto y con el objetivo de establecer criterios técnicos para caracterizar bosques nativos degradados y plantear prácticas de recuperación, se realizó por parte de profesionales de CONAF, la visita de seguimiento al proyecto: “Bosques degradados del tipo forestal siempreverde en la Región de Aysén: resiliencia y multifuncionalidad ecosistémica “, dirigido por el Dr. Alex Fajardo, coordinador de la línea de Ecosistemas Terrestres del Centro de Investigación CIEP.

La iniciativa fue seleccionada en el VII Concurso del Fondo de Investigación del Bosque Nativo y se encuentra en una etapa de levantamiento de datos de bosques del tipo forestal (TF) Siempreverde para realizar un diagnóstico de sus propiedades y funcionalidad asociados a distintos grados de alteración antrópica. La metodología de trabajo implica el análisis de distintas parcelas levantadas en bosques asociados a 5 categorías de degradación establecidas en base a bibliografía y observación.  “Hasta la fecha hemos levantado datos de 137 parcelas localizadas en la zona norte y centro de la región.  El objetivo es registrar la existencia del bosque en cuanto a especies leñosas dominantes y sus dimensiones, además se estima la composición de especies menores y se extraen 3 muestras de suelo mineral por parcela”, señaló Fajardo.  Los resultados preliminares relacionados con las propiedades de los suelos indican que tanto su pH, medida de la acidez o alcalinidad en los suelos, así como la concentración de nitrato––una forma de nitrógeno, el cual es un nutriente clave en la nutrición mineral, y que se encuentra en los suelos en forma de nitrato y amonio, que son las formas asimilables por las plantas––se relacionan positivamente con el grado de degradación del bosque, es decir, el aumento de la degradación se vincula con al aumento del pH y con la mayor concentración de nitrato.  Para el investigador, este resultado, podría deberse a la extracción de madera––uno de los factores potenciales de degradación––pues al disminuir la cobertura arbórea habría mayor incidencia de la luz, “lo que aceleraría los procesos de mineralización de nitrógeno y, por lo tanto, aumentaría el nitrato.  Además, el estiércol del ganado que entra al bosque podría estar incorporando nitrógeno al sistema. En cuanto al pH del suelo, es sabido que los bosques templado-lluviosos presentan suelos más bien ácidos y la entrada de luz como resultado de la extracción de madera puede tener un efecto en contra de la acidificación del suelo”, puntualizó.

Por su parte, el jefe del departamento Ecosistemas y Sociedad de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Washington Alvarado, destacó que el objetivo del Fondo de Investigación del Bosque Nativo es “conocer en profundidad nuestros ecosistemas forestales, investigar su funcionamiento y sus especies, y cómo los están afectando distintos aspectos, como el cambio climático y los efectos antrópicos que causamos sobre los bosque y de esta manera poder diseñar pautas de manejo y protocolos de conservación”.  El presupuesto para estos proyectos pertenece a la ley de bosque nativo 20.283, que cuenta con alrededor de 900 millones anuales para realizar investigación.  “Con este fondo ya se han financiado 151 proyectos de investigación de los cuales 80 están terminados”, Alvarado también resalta que actualmente las líneas de acción tienen un enfoque más transversal e integral de la gestión forestal y que “hay una discusión de cuánta superficie de bosque nativo perdemos al año, o se desforesta o cambia de uso, por ejemplo, en la zona central están teniendo mucho impacto los loteos para construir condominios, pues aunque haya bosque al cambiar el uso de suelo se alteran sus funciones, además están los impactos por incendios, ganadería y por minería, pero el control es mucho mayor en los últimos años”.

En la visita a los laboratorios del Centro de Investigación CIEP y a los bosques donde se ha muestriado, además participaron la ingeniero forestal Verónica Oyarzún (CONAF-Santiago), el ingenieros forestal Alfredo Mayorga (CONAF-Aysén), el jefe de la Sección Administración y Fiscalización Forestal, Juan Carlos Cisternas, y Juan Llancabure, también ingeniero forestal e investigador asociado al proyecto liderado por el Dr. Alex Fajardo (CIEP).